23 mar. 2010

Comentarios del Look de Robert en Bel Ami


Fuente

Poster Oficial de Eclipse

Fuente

FANFIC: La Trilogía

Autora: Calíope Cullen

CAPITULO 20: Rehén

Jacob:

No tenía idea de porqué… pero la Bonita se retorcía en el piso como si estuviera sintiendo un dolor inmenso, por mi parte estaba tratando de calmar a Seth y Leah que me siguieron y sufrieron su primera transformación en cuanto el viento trajo el aroma dulce de ese par de vampiros de rostro infantil y porte adolescente.

La rabia fue más fuerte que la cordura para mi y me abalancé sin pensar contra la maldita sanguijuela rubia. “Cobarde!!!”, grité mentalmente cuando al verme echo a correr, sólo para darme tiempo a ver como el idiota abrazaba provocativamente a la Bonita y la besaba en el cuello con una efusión que me cegó.

—Por favor Jacob… Alec es un excelente rehén… —me gritó ella cuando me arrojé literalmente a destrozarlo… tal vez no esté mal que admita que mi espíritu de Alfa se impuso a mi espíritu humano… fue instintiva la estrategia de dominarlo en pos de usarlo como rehén, a pesar de habar grabado en mi mente su cuerpo pegado al de la Bonita, recorriéndole el cuello con los labios de una manera que despertaba algo más que la rabia en mi.

—Jacob!!! —gritó Bella, y ví a Seth y Leah demasiado cerca de ella, gruñí amenazadoramente y les ordené que custodiaran a la sanguijuela que se retorcía aletargada por mis dentalladas y la ponzoña que lo dejaría al menos un rato en remojo.

Volví lo más rápido que pude junto a la Bonita, después de transformarme nuevamente, pero los sentimientos eran demasiado confusos: sentía tanto enojo por no haberme dejado venir con ella, por haberla visto pegoteada con esa sanguijuela idiota con cara de niñito travieso… por la posibilidad de que la hayan herido… por sentir, sin estar seguro, que ella sentía lástima por el vampiro aquel.

La miré con rabia y no le hablé. Pensé en mis adentros que era un idiota, que debería dejarme llevar por mis propias emociones y abrazarla hasta que los brazos me dolieran por lo feliz que me sentía de verla bien. Pero no pude. El enojo me bloqueaba y no toleraba siquiera mirarla a los ojos. ¡¿Por qué tenía que ser un vampiro?!

—Jacob…

—No quiero hablar Bella.

—Nunca me dices Bella.

—¿Es como te llamas no?

—Sabes que no me refiero a eso… estás enojado.

—¡¿Y si lo estoy qué?!

—Gracias por no hacerme caso… —dijo, y bajó la mirada con cierta culpa.

No sé que me pasó, me acerqué a ella malhumorado y la abracé con furia… quería decirle que odiaba ser un licántropo mientras ella era un vampiro… quería decirle que de buena gana hubiera matado a ese idiota por besarla asi… quería decirle que en realidad me tenía las hormonas tan alteradas que no me dejaba pensar. Pero no… en vez de explicarme primero, yo el super tonto, la besé a la fuerza.

Y ella no luchó, se dejó besar con los brazos lánguidos a su costado, como si fuera una muñeca de trapo que alcé y sacudí. Esa no era mi idea de un beso… me sentí tan estúpidamente caprichoso que la solté casi al instante.

—Olvídalo… no me volverá a pasar. —Le dije, y dí la orden de partir.

Bella:

Jacob evitaba mirarme. Lo sentía tan enojado que no sabía qué hacer… sabía que me había seguido y debía agradecerle por eso. Si él no hubiera evitado lo que Alec quería hacer estaría ahora con Aro… quien sabe en qué condición.

—Jacob…

—No quiero hablar Bella.

—Nunca me dices Bella.

—¿Es como te llamas no? —fue tan irónico que me hirió

—Sabes que no me refiero a eso… estás enojado.

—¡¿Y si lo estoy qué?! —

Susurré un gracias porque no supe que más decir, sospechaba el motivo de su furia pero ¿quién era yo para hablar de realidades y de confusiones?

Lo sentía temblar a centímetros mío, y parte de mi clamaba por tranquilizarlo… por decirle que él era para mí, la protección, el soporte… el alivio de mi culpa…

Y de repente él se aferró a mi abrazándome con coraje, buscando mis labios en una actitud desesperada y tosca… pero al mismo tiempo afectiva… tierna…

No respondí. No reaccioné al calor del beso pero de una manera distinta… Alec lo había intentado hacía un momento y hartazgo e indiferencia fue lo único que sentí. Jacob se sentía aplastantemente pasional, pero mi instinto se revelaba con él de una forma torpemente filial.

No quería herirlo, de eso estaba completamente segura… lo necesitaba, de eso no cabía duda… pero mi respiración no enmudecía por él y realmente lo lamentaba.

—Olvídalo… no me volverá a pasar. —Me dijo soltándome, como si hubiera leído mis pensamientos.

Robert y sus comentarios después de Remember Me

El actor Robert Pattinson habló acerca de las escenas de sexo que grabó para su película Remember Me, la cual se estrenó hace un par de semanas en los Estados Unidos .

Robert Pattinson comentó que se había sentido muy cerca de las estrellas de cine porno, ya que pudo comprobar que las escenas de temática sexual son de una gran complejidad.

Robert Pattinson, acerca de las escenas de sexo rodadas junto a Emilie de Ravin, explicó que se puso un “parche” en sus partes (habitualmente conocido como “calcetín”) el cual el Edward Cullen del cine no consiguió “encajar” adecuadamente. Con el resultado de que se le caía casi a cada momento. En definitiva “una lata”. A todo ello le unimos que además todo el mundo le estaba mirando. Sin duda que una de las experiencias más sonrojantes para el joven actor británico.

El rodaje de dichas escenas de Remember Me fue además aderezado por una serie de juguetes sexuales. Los cuales se les entregaron, tanto a él como a Emilie de Ravin para que “se sintieran más cómodos durante la filmación”. Algo que con Pattinson no funcionó mucho, según afirmó.

Robert Pattinson puede estar tranquilo, ya que se comentó recientemente que las próximas cintas de Crepúsculo que verán la luz, se eliminarán todas las escenas de sexo explícito. Las cuales protagonizaría junto a Kristen Stewart (la Bella Swan del cine).

Fuente

Taylor en Paris

The Runaways Premiere held at The Arclight Theatres in Hollywood, California on March 11th, 2010. Taylor Lautner            Fame Pictures, Inc
Pasando el fin de semana en el extranjero, Taylor Lautner fue visto saliendo del Palacio Plaza Athenee en París, Francia, el sábado por la tarde (20 de marzo). A punto de subirse a un barco para un dar una vuelta, Taylor fue acompañado por el ganador del concurso “Estrellas Embajador”, realizado por Orange Francia. Después de cruzar todo el río Sena, Taylor y su afortunado aficionado, se aventuraron hacia un circuito de carreras privado (Ceram en Mortefontaine), donde tuvo la oportunidad de llevar a algunos autos deportivos de lujo. Muchos quisieran estar en la situación del ganador del concurso, no dudéis en que si hay algún concurso en España podréis informaros desde aquí. Mientras tanto Taylor asistirá a en la gran pantalla en su última película “Live with Regis and Kelly”, el lunes (22 de marzo), durante la cual promueve el reciente lanzamiento de la película “The Twilight Saga: Luna Nueva” en DVD.

Fotos de Ashley en Santa Mónica





Entrevista con Ashley


En una reciente declaración a un medio, la bella actriz Ashley Greene, ha comentado que no es artístico desnudarse en la pantalla grande sólo para satisfacer el morbo de la gente, considera que es como una explotación a la mujer. Estas fueron las expresiones de la actriz: “Nunca diré nunca. Diré, ahora mismo, desnudarme en una película es algo que me disgusta por el pretexto con que lo hacen en la mayoría. Explota a las mujeres y no es nada artístico”. Pero, ella no descarta la posibilidad del desnudo, siempre y cuando sea necesario y la historia sea de ese modo: “Luego de unos años, si encuentro un personaje y es absolutamente necesario desnudarme ya que la historia es así, no me negaría”.

The Apparition con Ashey Greene


Ashley Greene, vista por última vez (y que pronto se volvera a ver) como Alice Cullen en la saga de Crepúsculo, consigue su primer papel protagonista en la próxima película de terror de la aparición. La aparición en cuestión es una fuerza del mal, desatada por un experimento universitario, que persigue a una joven pareja. Greene dijo que la película va a entregar los sustos que ha estado ausente de las películas de terror recientes.
Con la aparición, vamos a volver a hacer thriller elevado", dijo Greene en una entrevista exclusiva el 16 de marzo en Austin, Texas, donde su película Skateland tocó en el festival de cine del Sur por Southwest. "No va a ser esa que solo te asusta un poco. Es esa cosa que sólo asusta a la base, y es terrible."

¿Todavía no estás convencido? Pues bien, considero que en la mayoría de películas de horror que puedes gritar en la pantalla de "No vayas ahí" y los personajes no te escuchan. Puede ser que no tengas miedo de las personas a tomar malas decisiones. Greene promete que su personaje en la aparición hace las decisiones correctas, pero se deja espantar de todas maneras.

"La forma en que mejor pueden explicar es que hacemos todo lo que una persona normal haría," dijo Greene. "Todo el mundo va a mirar y decir, '¡Haz esto!" Y eso es lo que vamos a hacer. Desafortunadamente, no soluciona las cosas, y todavía estamos teniendo que tratar con ellos. Creo que es la parte más aterradora, es cuando haces todo lo que tu debes hacer y todavía al final estas en la ruina ".

La película también ofrecerá a Greene un carácter completo de arco y escenas jugosas realmente para mostrar su material. "Creo que gran sabio y emocional y físicamente, ha sido muy exigente", dijo Greene. "He hecho cosas que yo no sabía que podía hacer, así que estoy muy orgulloso de ella. Estoy muy emocionada por que todo el mundo valla a verla."

La aparición, escrita y dirigida por Todd Lincoln, está previsto para este año de Joel Silver's Dark Castle Entertainment y Warner Brothers Pictures.

Otro posible Director para Amanecer


De MTV News les traemos el siguiente artículo sobre la probabilidad de que la directora de The Runaways diriga Breaking Dawn.

Ahora que la directora de "The Runaways", Floria Sigismondi ha trabajado con dos estrellas de Twilight, Dakota Fanning y Kristen Stewart, ella no sería sacada de ser considerada como una posible directora para "Breaking Dawn". Mientras 3 grandes nombres están ya en la corta lista, -Sofia Coppola, Gus Van Sant y Bill Condon- Sigismondi dije que podría ser un proyecto divertido por intentar.
"Bueno, estoy empezando apenas a leerlo- es un poco más oscuro, así que pienso que sería interesante," dijo a MTV News. "Es muy interesante, sí, tal vez un poco difícil. Como dije, apenas lo estoy empezando a leer, así que no sé mucho a donde va pero si parece tomar una diferente imagen y un nivel diferente."

Sigismondi, que tiene experiencia dirigiendo videos musicales para artistas como Interpol y Christina Aguilera, gusta de lo que ha leído hasta ahora. "Sería en verdad interesante hacer algo un poco diferente, pero manteniendo la historia y los personajes", dijo. "Pero parece como si ellos entraran a un mundo diferente. Bella pasa por cosas muy diferentes en el último libro".

Sigismondi también está buscando seguir con su biopic rock con algo diferente, y parece que la vibra de "Breaking Dawn" podría encajar muy bien con lo que a ella le gustaría hacer en su próximo film. "Creo que probablemente iré por algo de ficción" explicó. "Un poco como mundos creados y más fantásticos".

Mientras ella podría hacer una elección muy interesante, Kristen Stewart, Dakota Fanning y también Robert Pattinson han puesto todo en buenas palabras para Gus Van Sant. "Él hace películas asombrosas. Amo su trabajo", Stewart confesó. "Han tenido tanta profunidad. Siento que todas las películas tienen ese algo. Siento como todos los directores han traído eso, pero él es uno de mis favoritos, así que me gustaría eso".

Fuente

FANFIC: La trilogía

Autora: Calíope Cullen

CAPITULO 19: El encuentro



Bella:

No podía culpar a los sobrevivientes por verme con esa mezcla se miedo e ira que se plasmaba en cada mirada. Pero por alguna extraña razón valoraron sobremanera esa voz de ultratumba que los instó a respetar… “eso”… que me estaba cambiando no sólo la manera de ver las cosas, sino el sentimiento de egoísmo que por primera vez estaba dejando lugar a una necesidad inmedible de proteger a otros que no fuera yo misma o René. Me pregunté hurgando en cada espacio de mi conciencia, como era posible que hubiera vivido tanto tiempo y recién ahora me sintiera lo suficientemente madura para tener fe en algo superior a mi.

Llevamos a los sobreviviente a la casa de Edward… nuestra estrategia era mantenernos lo suficientemente cerca del centro del pueblo para que los Volturi no quebraran su propia regla de “invisibilidad”… Aro nunca se pondría en evidencia frente a los humanos, y esa era una carta que debíamos jugar.

El problema para mi ahora era otro… había demasiada gente y yo tenía demasiada sed.

—Debo salir. —le dije a Jacob.

—Cumple tu promesa Bonita…

—No estoy rompiendo ninguna promesa Jacob… tengo sed… no tienes idea de cómo me está enloqueciendo el aroma de tanta sangre… debo comer… o no respondo de mi…

—No puedes, ayuna. No dejaré que mates a nadie para alimentarte. —Jacob sonó desafiante, aunque noté que su voz se crispó mientras completaba la frase.— Debes reformarte Bonita… por favor.

—Como sangre Jacob. Es lo único que puedo comer. Pero hace demasiado tiempo que soy “vegetariana”… así que déjame ir a cazar algún venado o mi siglo de abstinencia se romperá.—

Yo también soné ofuscada. La verdad no quería estarlo, pero las manos ya me temblaban de contenerme y el olor me resultaba tan embriagador que los ojos se me inyectaban de sangre.

—Iré contigo.

—No. Debes quedarte a defender la casa.

—Está Edward. Él lo hará.

—Se quedarán los dos.

—Es peligroso… afuera hay hombres lobos.

—Ahora mismo tengo uno a mi lado también.

—Es distinto. Yo no te haría daño. —me acomodó un mechón de cabello detrás de la oreja y sentí el calor sobrehumano que despedía su piel.

—Déjame ir Jacob.

—Prefieres que te acompañe Edward? —preguntó clavando sus ojos en los mios.

—No. Prefiero ir sola y volver en cuanto esté satisfecha. Me sabré cuidar. —Me paré en puntas de pie y lo besé en la frente.— Estaré bien.

Me tomó de la muñeca y me estiró hacia él.

—Por favor… déjame acompañarte… no estaré tranquilo si no lo haces.

—Dame espacio Jacob, todo esto es demasiado para mí como para complicarlo aun más.

Salí al bosque y sentí como me siguió con la mirada hasta que desaparecí. ¿Qué estaba haciendo? No era Jacob el que me sacaba la respiración ¿Por qué no lo paraba? ¿Acaso lo necesitaba también?

Cacé rápido, bebí rápido… tenía una ansiedad desesperada por volver. Y cuando bajé por la ladera de la montaña mi ansiedad se convirtió en terror.

—Hola mi amor.

Alec me miraba un metro más abajo con su sonrisa infantil y su encanto de hombre misterioso.

—Alec…

—No Bella… volvamos a hacerlo de nuevo… dije: “hola ‘MI’ amor”.

—No ironicemos Alec ¿qué quieres?

—De ti, ya veré más tarde. Por lo pronto debes venir conmigo. Aro te espera.

—No iré a ningún lado contigo Alec. Estoy dispuesta a hablar con Aro, pero será en terreno neutral.

Sentí un gruñido conocido a mi espalda.

—Hola querida Isabella… —dijo Jane. Mi escudo no era instantáneo… formaba capa tras capa de protección en mi, pero requería tiempo para fortalecerse, así que el poder de Jane me golpeó… no con la fuerza que ella hubiera querido, pero lo suficiente para no dejarme correr. Grité, crispada por el dolor mientras caía al piso tratando de fortalecer más rápido mi escudo.

—Déjala Jane.

—Eres un idiota Alec… tú podrás quedarte embelesado por la princesita de Aro… pero yo no!

—No volveré a repetirlo hermana… déjala.

Jane bufó, se cruzó de brazos al lado de su hermano, pero cesó su ataque.

—Levántate Isabella… y vámonos ya. Tienes ya un tiempo jugando al gato y al ratón conmigo. Es hora que te pase el berrinche y vuelvas.

—No estás aquí para eso Alec, ni yo estoy dispuesta a contestarte al respecto. Vé y dile a tu “amo” que me reuniré con él, pero no sola.

—Giré sobre mis talones para marcharme y él me sujetó de los hombros hasta lastimarme, obligándome a mirarlo.

—¡Suéltame Alec!

—Elige Isabella, o vas con Aro o voy contigo.

—¡¿Eres tan torpe como para no entender?!

—Jane…

Grité de dolor. Jane sólo esperaba la orden y la acató con gusto. Pude sentir hasta la última de mis terminales nerviosas crispadas por el espasmo invisible del dolor concentrado que provocaba Jane.

—Mis órdenes son claras Isabella: o vas con Aro o voy contigo. Elige.

El dolor no me dejaba pensar, veía en mi memoria —intercaladamente— los rostros de Edward y de Jacob, y no hacía otra cosa que gemir doblada sobre mi propio cuerpo, atrapada por el dolor.

—Por favor… —Supliqué. Y en un eco sórdido, Alec volvió a repetir.

—Decide.

Lo miré con rabia y él me hizo el mismo gesto cómplice de cuando fuimos pareja… se me acercó con el pulso firme y me atrajo de un tirón hacia él hasta dejar mi cuerpo casi fusionado con el suyo.

—Decide. —Volvió a susurrarme al oído mientras me besaba el cuello y nacimiento de los pechos.

—¡Déjame! Te abusas de tus dones Alec… por eso te dejé… —quería gritarle de mil maneras que no toleraba siquiera que me hablara, pero Jane cada vez presionaba más y definitivamente estaba a punto de colapsar a causa del dolor, la voz apenas me salía de los labios cuando ví que a la distancia tres lobos se acercaban a la carrera. Distinguí el pelo rojizo de Jacob y la emoción de sentirlo cerca y con el ánimo de protegerme, dejó espacio a la angustia de pensar que Alec podía lastimarlo.

El poder de Jane chocaba contra una muralla infranqueable en cuanto se trataba de licántropos, era imposible para ella hacerles frente con otra cosa que no fuera su propia fuerza… y eso, no era precisamente algo que Jane tuviera desarrollado. Echó a correr en cuanto los vio.

Alec sin embargo se comportó como un imbécil. En vez de huir se trenzó en una lucha frenética con Jacob mientras yo miraba temerosa a los otros dos lobos, intentando descifrar si estaban en el grupo de “odio a Bella” o si podía bajar la guardia para ayudar a Jake. No tuve tiempo a reaccionar, los dos me miraron y miraron a Alec. Gruñeron, pero se abalanzaron a ayudar a Jake.

—Por favor Jacob… Alec es un excelente rehén… grité… y él entendió la indirecta, lo mordió en el brazo y ví por primera vez lo que la saliva de un licántropo hacía en nuestra piel. Alec se quedó entumecido, con la piel amoratada, pero tan consciente de lo que pasaba que a pesar de todo el daño que nos habíamos hecho mutuamente alguna vez… sentí lástima.